FANDOM


Rogelio Rivas Latorre
{{{imagen}}}

Ocupación: Cura
Familia: Ramón Rivas (padre)
Justi (madre)
Amador (hermano)
Prudent (hermano)
Perico (hermano)
Patricio (hermano)
Teodoro (hermano)
Benito (hermano)
Marcelino (hermano)
Aselmo (hermano)
Jesús (hermano)
Moncho (hermano)
Carlota (sobrina)
Nano (sobrino)
Rodrigo (sobrino)
Maite (excuñada)
Catalina (tía, fallecida)
Raimunda (tía, fallecida)
Herminia (tía)
[[Categoría:Personajes de {{{{{serie}}}}}]]

Rogelio Rivas Latorre es un personaje episódico de la serie La que se avecina. Es uno de los hermanos de Amador y también hijo de Justiniana y de Ramón. Es cura en su pueblo natal de Albacete, es orondo y por lo que se ve quiere mucho a su madre.

En La que se avecina Editar

Aparece en Un espetero hostelero, una agonía rural y unas gotitas de burundanga, de la séptima temporada. Es el sacerdote de Albacete y uno de los hermanos Rivas. Parece ser el más aferrado a su madre, siendo el que cuida de su tratamiento en su lecho de muerte y el que le reprocha a sus demás hermanos el hecho de que quieran llevarse la herencia de su madre para ellos sólos. Aunque todo eso resulta ser una farsa, debido a que Justi sólo estaba fingiendo para comprobar si realmente estaban tristes por su muerte o si únicamente querían cobrar su dinero. Al final, la madre coraje se lleva una decepción con sus retoños y decide dejarle en herencia todo a sus gallinas.

Reaparece en Una rehabilitación, una apechusque mortal y un retorno a Villazarcillo, donde la Justi acaba de morir de verdad, llevándose todo el dinero de sus hermanos y diciendo que ya lo gastó todo.

Finalmente, es enviado a prisión en Un chochete pasajero, una lesbiana con mochila y el Padre Piruletas, de la décima temporada. Se marcha de Albacete porque supuestamente su parroquia estaba siendo reformada, para que sus hermanos le acogiesen en Villa Borderline, mas no lo dejan quedarse con ellos porque aún siguen echándole en cara que se llevó el dinero de la herencia. Cuando Berta decide acogerlo en el 2°C, Antonio Recio descubre que es un cura pederasta por medio de un anuncio de busca y captura por televisión, amenazándole con deltarle a la policía si no le contaba donde estaba la herencia de Justi. Rogelio le dice que tenía 80.000 euros ocultos en el Cristo de la parroquia, aunque era todo mentira para librarse del pescadero y marcharse de España con el dinero de Berta, a la que engañó diciéndole que era para ayudar a un niño extranjero llamado Tomasito. La policía le intercepta en el aeropuerto y lo llevan detenido por pederastia.